Usted está en : Portada : Crónica Lunes 20 de diciembre de 2004

Dueños de embarcaciones anuncian querella

Eugenia Schönherr C.

La mancha ha avanzado debido a la muerte del luchecillo.

Una querella en contra de quienes resulten responsables por la contaminación del río estudia interponer la Agrupación de Embarcaciones Turísticas de Valdivia, que está compuesta por 27 embarcaciones y más de 100 trabajadores.

La medida judicial fue anunciada por Víctor Herrero, quien ha denunciado este hecho ante diversos organismos privados y públicos debido a los negativos efectos que ello ha generado en la actividad productiva local.

Herrero indicó que la agrupación se encuentra en conversaciones con un staff de abogados valdivianos, con la finalidad de "ver la posibilidad de querellarnos en contra de quienes resulten responsables, porque esto afectará directamente nuestra actividad comercial de tipo turístico", dijo.

Aún no se sabe el día exacto de la presentación de la querella, porque "tenemos que llevarlo a una asamblea que la realizaremos el martes 21 y si la asamblea aprueba que empecemos inmediatamente a organizar este asunto, lo haremos", señaló Víctor Herrero.

 

PERJUICIOS

 

Sin duda la presencia de las manchas en el río, que se vienen denunciando hace tiempo además de afectar el Santuario de la Naturaleza, ha presentado un impacto directo en la actividad comercial.

"Nosotros ya no podemos actuar de la misma manera que actuábamos antes, haciendo publicidad a nuestra área y fauna", enfatizó Herrero.

Agrega que los guías han señalado la desaparición no sólo de cisnes, sino que también de coipos y garzas.

"La gente nuestra nos cuenta. Los guías de las embarcaciones viven de mostrar las aves y estar orgullosos de la naturaleza. Que esto esté con otra coloración y que hayan desaparecido las algas, es que aquí ha habido una contaminación de tipo químico", dijo Herrero.

 

ORIGEN

 

Eduardo Israel, quien denunció la presencia de manchas en el río luego de sobrevolar el área del Santuario, manifestó que la turbidez se origina por la muerte del luchecillo, alimento de los cisnes y "ayudaba a retener el sedimento y como hoy día no está las corrientes naturales arrastran mayor cantidad de barro, entrando de manera más intensa al río Calle-Calle y al Valdivia... pero lo importante es saber la causa de muerte del luchecillo", aclaró.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto