Año XX - Nro. 7.200 - Lunes 23 de septiembre de 2002

Yantani y Cerda,campeones del mundo en Sevilla

Tras su espectacular cometido, los remeros chilenos Christian Yantani y Miguel Cerda, celebran su triunfo en Sevilla.

SEVILLA/EFE

Los chilenos Christian Yantani y Miguel Angel Cerda se apoderaron de la gloria dorada en el Campeonato del Mundo de Sevilla 2002 al vencer ayer en la final del dos sin timonel peso ligero y grabar sus nombres, por primera vez en la historia de su país, en lo más alto de una competición universal de remo.

La emoción para Chile no se detuvo ahí, porque el dos sin timonel ligero femenino tripulado por Paola Rodríguez y Carolina Godoy también encontró su momento de fama y se proclamó brillantemente subcampeón del mundo.

Las eliminatorias previas del Mundial de Sevilla ya dejaron ver que el bote de Yantani y Cerda pelearía por el título. Sus recientes puestos en pruebas de la Copa del Mundo, en las que se les negó el oro, auguraban que el salto de calidad no tardaría en llegar.

 

SIN RESISTENCIA

La tripulación sudamericana debía compartir el favoritismo en su regata junto a los antiguos campeones mundiales en Lucerna (Suiza), los irlandeses Gearoid Towey y Tony O'Connor, pero los chilenos apenas dieron opción a sus rivales que no pudieron ofrecer resistencia.

Los remeros de la escuela de Valdivia, no dejaron nada a la improvisación. Yantani y Cerda variaron su habitual táctica, en la que reservaban sus fuerzas en los primeros metros para rematar en los instantes decisivos, y apostaron a ganador.

Totalmente concentrados y conscientes que éste era "su" campeonato, su salida fue apabullante. Al paso por el primer tramo cronometrado ya aventajaban en un segundo y medio a la embarcación británica, mientras que los irlandeses demostraban que no lucharían por los metales y su tiempo fue el quinto de los seis componentes de la final.

 

ROMPEN PROPIO RECORD

A mitad de carrera el oro no se les podía escapar. Los casi tres segundos de diferencia de Yantani y Cerda sobre Gran Bretaña e Italia anunciaban un éxito que sólo la fortuna podría evitar.

Su ritmo de remada fue tan intenso que, camino de los 1.500 metros la euforia se desató en las gradas. El público chileno que arropó a sus compatriotas (entre los que se encontraban los padres de Cerda y la hija de Yantani, Martina), sumado al apoyo de los aficionados españoles llevó en volandas al dúo sudamericano que pudo disfrutar, al fin, de su victoria más dulce.

En la línea de meta el dos sin timonel ligero chileno, que batió su propio récord del mundo con un tiempo de 6:29.97, aventajó al italiano en casi dos segundos, mientras que los británicos lograron el bronce. Australia, totalmente ausente, fue última a más de 15 segundos de los campeones.

 

MUJERES, SUBCAMPEONAS

Desde un lateral del río, la esposa de Yantani, Carolina Godoy, vivió con especial emoción el éxito de su marido. Pocos minutos antes había logrado el subcampeonato mundial junto a su compatriota Rodríguez, pero la tensión apenas la dejaba disfrutar.

La entrada en la línea de meta de Yantani y Cerda coincidió en el tiempo con la entrega de medallas al dúo femenino, lo que hizo que la explosión de alegría fuera mayor para Chile.

Godoy y Rodríguez tomaron parte, a bordo de un dos sin timonel peso ligero, en una regata marcada por la ausencia de embarcaciones que dejó la lucha de las medallas para tan sólo cuatro botes.

Las británicas Naomi Ashcroft y Leonie Barron partían como claras favoritas al oro y cumplieron con creces los pronósticos al aventajar a las segundas en más de 11 segundos.

Pero por detrás, la batalla estaba en la plata. Las chilenas, sin apenas experiencia internacional, ofrecieron un enorme recital con un ritmo constante, una intensidad de remada muy grande y un espíritu de lucha que les hizo buscar siempre el máximo.

Su segundo puesto final eleva a lo más alto el remo femenino chileno que pudo vivir en Sevilla su jornada histórica más memorable.


El Diario Austral de Valdivia
Suscripciones Clasifono Ed. Especiales
Teléfonos Contactos
© Sociedad Periodística Araucanía
Yungay 499, Valdivia, Chile
Fono: (56 63) 242200 - (56 63) 242209