Usted está en : Portada : Comuna Sábado 28 de mayo de 2005

"Las conclusiones no han sido tomadas en cuenta"

Eduardo Jaramillo investigador del Instituto de Zoología de la Universidad Austral de Chile, Uach.

Impacto

Respecto al impacto que tendrían otras fuentes contaminantes en el santuario, situación que también influyó en la decisión de la Corema, el investigador fue claro y preciso. "Está demostrado claramente en el informe que las plantas de tratamiento de Lanco y San José de la Mariquina entregan nutrientes y sólidos al sistema, pero la cantidad que depositan en volumen, es significativamente más baja que el resto; la extracción de árido que también tenemos en el informe, no entrega metales pesados, por ejemplo, no da sulfatos, ni aluminio, entonces ¿de qué estamos hablando?". Reiteró que los riles de la planta Valdivia tienen el mayor impacto en el río Cruces.

Aunque varios han coincidido con la decisión de la Comisión Regional del Medioambiente, Corema, de permitir el funcionamiento de la planta Valdivia de Celco, tal medida no habría considerado la única evidencia científica que existe hoy: el estudio sobre origen de mortalidad y disminución poblacional de aves acuáticas en el Santuario de la Naturaleza Carlos Anwandter de la Universidad Austral de Chile.

Así lo planteó ayer el coordinador de esta investigación, doctor Eduardo Jaramillo, quien participó en el seminario "Situación Ambiental del Santuario de la río Cruces: Aprendizajes y Propuestas".

Junto con explicar que no conoce aún el documento oficial de la Corema, resaltó que " en base a lo que tengo, creo sinceramente que las conclusiones del estudio no han sido tomadas en cuenta y eso lo digo en forma muy responsable".

Indicó que si "en diez meses ocurrieron cambios significativos en la calidad del agua del santuario; si esperamos dos años más hasta que los riles salgan al mar, que es la propuesta, que esperan ustedes que pueda pasar...si en diez meses ocurrieron cambios significativos, que esperamos que suceda en 24 meses más".

Indicó que "pensamos que los tiempos que se dan son excesivos, que si bien podría ser una solución el ducto al mar, lo que puede ocurrir en un plazo de dos años, no lo sabemos. Con los aportes de carga que hemos calculado que están entrando al sistema, la situación puede ser grave en algunos meses, pero es algo que no lo sabemos".

 

MEDIDAS

 

Según el doctor Jaramillo, docente del Instituto de Zoología de la Uach, la descarga de los residuos industriales líquidos, riles, de la planta podrían ser compatibles con el humedal, pero no las condiciones actuales ni con las acciones adoptadas por Corema.

Sí se adoptaran las medidas para minimizar el impacto en los riles, eso significa optimizar ciertos tipos de tecnología que permitan realmente depurar los riles".

En estos momentos, lo importante es saber qué pasa con el santuario, y su ecosistema. En este punto, reiteró que se debería investigar si el luchecillo se está recuperando, si hay otras plantas acuáticas que estén ocupando su lugar, y "saber qué está pasando con los químicos que hay en el agua y que antes eran detenidos por este filtro que era el luchecillo y que ahora no está; lo que estaría ocurriendo, entonces, es que esos químicos en el agua están pasando desde el río Cruces aguas arriba del santuario, quizás hasta la desembocadura del río en Corral".

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto